6.11.07

Siesta


El sopor de las tres
de la tarde,
el aire cremoso
abraza el cuerpo
entregado al destino.




Sutil, etéreo.
Alado,
des-envuelto.
Ceder el
instante,
ser culpable
por placer
de la modorra.

3 comentarios:

atina dijo...

qué suerte!
es que yo no tengo ocasión...

El descosido dijo...

jajaja, es que vos y el asunto de la ocasionalidad parecen recorrer caminos paralelos o cuanto menos esquivos.
un beso Atix

Luis J dijo...

comparto.